Blade Runner


Blade Runner



El 25 de junio de 1982 se estrenó en 1290 salas de cine de Estados Unidos una película que sus productores anticiparon que sería una película taquillera. Su título era «Blade Runner».  Era la apuesta de la Warner Bros. Al frente, estaba la apuesta de la Universal Pictures: «E.T» de Steven Spielberg.  El resultado fue que la apuesta de la Universal «noqueó» a su rival de la Warner Bros.  

Blade Runner


«Blade Runner» fue producida por «Blade Runner Partnership» con un presupuesto de 28.000.000 millones de dólares. Fue dirigida por Ridley Scott y escrita por tres guionistas: Hampton Fancher, David Peoples y Roland Kibbee. Y fue distribuida por la Warner Bros. 


En la primera semana de estreno, considerado por los productores ejecutivos de Hollywood como un tiempo fundamental para medir el impacto de una película, no recaudó lo que se esperaba, apenas 6.15 millones de dólares. Los productores ejecutivos de la Warner vislumbraron un enorme fracaso. Muchos críticos norteamericanos señalaron que la película tenía demasiados efectos especiales y que había «ciertas fallas dramáticas».  

cine Ciencia Ficción


«Blade Runner» fue una adaptación libre de una novela del escritor de ciencia ficción Philip K. Dick. En la década de los 80´s, Dick era un escritor que había tenido un éxito parcial con sus obras. Era reconocido como un genio en los círculos especializados de la ciencia ficción, pero no por el gran público. En 1963 había ganado el reputado Premio Hugo con su novela «El hombre en el Castillo», que narraba la historia de la segunda guerra mundial en un mundo alternativo donde los ejes de las potencias cambiaban. En 1968, publicó una novela llamada: ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, que no fue un bestseller, pero tuvo una  buena acogida en los fanáticos de la ciencia ficción. Precisamente, el guionista Hampton Fancher escribió una adaptación cinematográfica de la novela, que enseñó al productor Michael Deeley y este convenció a Ridley Scott para que dirigiera esta película, que fue su primera película en los Estados Unidos. 



Cine Ciencia Ficción


En Blade Runner se narra la persecución del policía Deckard a unos replicantes. Esos replicantes huyen de las autoridades, buscando su propia sobrevivencia.  Al final, la humanidad de Deckard queda cuestionada.   


Ciencia Ciencia Ficción


En primer lugar, en «Blade Runner» aparecen preocupaciones de la época del 80´s en los Estados Unidos. Las nacientes inversiones japoneses hacen correr el temor de que el país va a ser «invadido» por las empresas niponas. Por esta razón, en la ambientación de la película, Los Ángeles en el 2019, tienen un fuerte componente japonés.   



En «Blade Runner» se aprecian innumerables símbolos y cuestionamientos. Uno de ellos, el tema de la humanidad. ¿Los replicantes son una copia y pueden considerarse humanos? El tema del alma. ¿Los replicantes tienen alma? Es decir, este film cuestiona el sentido de humanidad de los propios hombres y mujeres.

Cine ciencia ficción



Por otro lado, consideremos que hubo tres versiones del guión, además de los innumerables borradores. Cada uno de los guionistas tomaron distancia de la obra de Dick. A esto hay que sumar, que, en una entrevista, Ridley Scott confesó que no conocía mucho de la obra de Dick. Las sucesivas versiones y el desconocimiento de la obra de Dick hicieron que la película y la novela tomaran distancia. Cada guionista puso su aporte creativo y fue enriqueciendo al producto, pero al mismo tiempo alejándolo de su origen. Desde mi punto de vista, son «casi» productos narrativos independientes. Narrativamente, ambas obras tienen su propia estética y plantean historias desarrolladas en un universo común. En este punto, el término «adaptación» puede quedar cuestionado, quizás se salva porque aborda las temáticas de la novela de Dick: la humanidad, la realidad, la postmodernidad.






«Blade Runner» es la «patada inicial» del cyberpunk como subgénero literario y cinematográfico. Algunos elucubraron que William Gibson pudo haberse inspirado en esta película para escribir su novela emblemática «Neuromante». En una entrevista, el propio autor lo descartó.



Cine ciencia ficción


Cabe mencionar dos datos anecdóticos: Philip K. Dick jamás estuvo en el estreno la película, porque murió dos meses antes. Pero el productor le dio un pase privado para una exhibición de 40 minutos. Luego de que Dick miró las escenas, escribió una carta entusiasmado, donde dice que la cinta va a ser una revolución para la ciencia ficción y que da un nuevo comienzo al género y finalmente dice que el largometraje justifica su trabajo creativo. El otro dato curioso es que el nombre de la película fue tomado de un tratado de cine de William S. Burroughs, que el propio Ridley Scott compró los derechos  sólo del nombre.  


cine ciencia ficción




Por suerte para la historia cinematográfica, la película tuvo una buena acogida en el exterior. Tuvo un enorme impacto. Esto influyó en las ventas locales. La película terminó recaudando aproximadamente 33.771.000 millones de dólares. Los mismos críticos que le atacaron, terminaron diciendo que se habían equivocado en su percepción. «Blade Runner» ganó algunos premios cinematográficos. Año atrás año se consolidó como una película de culto de la ciencia ficción.

La luz de Cristian Londoño

El Instinto de la luz


El Blogger invitado
Una crítica de la novela "El Instinto de la Luz"  del escritor y periodista ecuatoriano Juan Carlos Moya.  

La luz de Cristian Londoño 
Por Juan Carlos Moya

El Instinto de la luz es una novela que desde el primer capítulo se interesa por el folclor, en clave de fantasía. Esa es la propuesta de Cristian Londoño Proaño, cuya trayectoria en la televisión y el cine, la alterna con la poesía y la narrativa.


El Instinto de la luz



La obra celebra la naturaleza, los instintos y temores andinos. Awi, muchacho que abre el portal de su cultura, se confronta con valores y ritos, aprendizajes y lecciones, que le subrayan frente al espejo su pasado y devenir. Awi parte de los prejuicios, pero el viaje, el cambio de interfaz, la trasmutación de su password personal, su renacimiento, nos lo recuerda Londoño: es interior, un viaje hacia el pozo de sus creencias, fe, cultos y rutinas.

El Instinto de la luz


En su novela, Londoño persigue el símbolo, el sueño, la cosmovisión del otro, del padre. La escritura insinúa un guión y el concepto de la obra, un ejercicio de alteridad. Alteridad —del latín alter: el «otro»— es un planteamiento filosófico de  Emmanuel Lévinas, que aparece en una compilación de ensayos bajo el título Alteridad y Trascendencia. El paradigma es «alternar» o cambiar la propia perspectiva por la del «otro», considerando y teniendo en cuenta el punto de vista, la concepción del mundo, los intereses, la ideología del otro. Un modo de relativizar la verdad individual, egocéntrica y excluyente.

El Instinto de la luz


El Instinto de la luz presenta el mundo andino como un mapamundi ignoto. Por eso, su obra es un discurso abierto, un camino de aprendizaje expuestos para la reflexión.

En el estante del Ecuador, que lentamente se expande hacia nuevos géneros o los cultiva con mayor énfasis, la novela del escritor quiteño es una novedad que refresca el panorama de narrativas. A fin de cuentas, la literatura es generosa y acoge múltiples lectores, formas, obras y géneros.

El instinto de Cristian Londoño Proaño lo lleva por los terrenos del folclor indígena, para reinventarlo con atisbos de fantasía. Londoño se declara lector de obras como El Señor de los Anillos y Harry Potter. Concomitantemente, es admirador de Jorge Enrique Adoum, a quien también le debemos la existencia de la canción Vasija de barro. 

El inicio de la ciencia ficción


Ciencia Ficción

Por Cristián Londoño Proaño


Los  orígenes de la ciencia ficción pueden encontrarse en diversas obras, tal como los relatos de la Atlántida que escribió Platón en «Cirinas», Timeo en «La parodia de las falsas narraciones de viajes» y Luciano de Samosata en «Una Historia verdadera». Pueden rastrearse en algún aspecto en los relatos moralizantes de Tomás Moro y su «Utopía», en Tommaso Campanellay  y «La Ciudad del Sol» y Francis Bacon y su narración sobre la «Nueva Atlántida». Todos los autores mencionados tienen rasgos de la ciencia ficción, pero al mismo tiempo, sus obras se alejan, porque carecen de la especulación científica o el uso de las tecnologías. En cambio, los acercan a la línea fantástica. 

Frankestein

Algunos autores colocan a  la obra de Mary Shelley: «Frankenstein o el prometeo  moderno» como el antecendente de la literatura de ciencia ficción. Tanto Brian Aldiss como Isaac Asimov consideran que esta novela puede ser considerada como la primera obra de verdadera ciencia ficción. En cambio, otros autores no  colocan a esta novela, porque lo consideran una novela gótica donde se evidencian los rasgos de las novelas fantásticas y de terror. Miquel Barceló lo señala en su obra «Ciencia Ficción - Guía de Lectura»: «Muchas veces se ha querido incluir este tipo de narraciones dentro de la ciencia ficción, aunque el punto de vista no parece adecuado ya que carecen de la pretensión «científica» de la ciencia ficción de la primera época. En realidad, el Frankenstein de Mary Shelley es una excepción en este conjunto de narraciones góticas por ser la ciencia y uno de sus descubrimientos (la creación de una nueva vida) el eje central de la novela, sin perder por ello las características que permiten su lectura en clave de relato de terror». 

Pero, lo que todos autores están de acuerdo, es que los padres fundadores de la ciencia ficción son los escritores de las novelas que se consideraron «romances científicos». Las obras que fundaron el género fueron las novelas de Julio Verne y su pasión por el avance tecnológico; y las novelas del británico H.G Welles, que incluye elementos de las ciencias sociales, de la filosofía y de las ciencias duras como la física.

Verne

La «invención» del  genero llegó en 1926. El editor norteamericano Hugo Gernsback, que fundó la revista «Amazing Stories», logró acuñaron el término: ciencia ficción. En esta memorable revista se publicaron relatos que «entretuvieran, distrajeran y al mismo tiempo instruyan» en algún tema de la ciencia, como «los romances científicos de H.G Wells».  Este editor norteamericano fue fundamental para el género, porque  la comunidad que estaba naciendo, necesitaba de una fuerte referencia editorial, de hecho, en las páginas de «Amazing Stories»  publicaron muchos escritores fundamentales del género como Ray Bradbury.  Por estas razones, Gernsback es considerado el padre de la ciencia ficción, por que elaboró una categoría separada dentro de la narrativa. 

Gernsback


El término «ciencia ficción» que acuñó Gernsback fue una categoría que reconocía  a todos los autores que habían contribuido y se esforzaban por ese naciente género. Una comunidad que tenía varias temáticas comunes como «la extrapolación rigurosa, adoración por la tecnología y las aventuras de mundos extraños», así lo señala Orson Scott Card en su libro «Cómo escribir Ciencia Ficción y Fantasía».  Hay que tomar en cuenta que rindió homenaje, como lo dice  Orson Scott Card: «a una comunidad que  existía, que florecía y esparcía su semilla, para las nuevas generaciones repitieran, revisaran y reinventaran la misma tradición literaria». Un tradición que intentaba  dar respuesta a múltiples preguntas, inventaba nuevas tecnologías que mejoraban o empeoraban nuestra calidad de vida, nos advertían de sociedades totalitarias y dementes, que miraban el comportamiento de los humanos en sucesos extraños o extremos. Metafóricamente, Gernsback puso el nombre a un campo en que crecían muchos capullos extraños y complejos que ya nacían en varias partes del mundo, que nadie sabía como dar forma, que eclosionarían en la literatura y decidirían tener su propio territorio. 

Carta a un lector

Ciencia Ficción

Por Cristián Londoño Proaño


Estimado lector:

Le escribo para plantearle un reto. Al final, usted decidirá si lo hace o no. El reto es leer una novela o relato de ciencia ficción. Es sencillo, pero tiene sus riesgos.

Primero, tenga en cuenta que cuando tome en sus manos una historia de ciencia ficción y quiera adentrarse en esas páginas, corre peligro. Si, le he escrito bien, un peligro. Es un peligro del cual no saldrá bien librado.

Ciencia Ficción

Sepa que cuando un lector se adentra en los terrenos de la ciencia ficción termina tocado en su interior. El espíritu de aventura del ser humano se mueve y acoge el llamado.  Asimov solía decir, en una de sus tantas definición del género, que la literatura de ciencia ficción son historias de aventuras que utilizan tecnología,  se desarrollan en un mundo alternativo y en sociedades distintas. Si asumimos, que la aventura está presente en muchas de las historias de ciencia ficción, podemos considerar, que el lector recibe una invitación a sumergirse en terrenos distintos de su realidad. El lector la acepta y la imaginación le lleva de la mano.

Ciencia Ficción

Cuando lea una historia de ciencia ficción, considere, al menos, dos aspectos. La primera consideración es que en las historias de ciencia ficción encontrará tecnologías que deseará que sucedan en el futuro próximo, historias en mundos misteriosos  y personajes intensos e interesantes. Le cuento que muchos lectores no se quedan en la «vereda» de la ficción, sino que quieren volver realidad lo que leyeron en esas historias. Por ejemplo, en las décadas posteriores a la muerte de Julio Verne, muchos científicos que leyeron las historias verneanas quisieron construir las máquinas que circularon en las novelas de uno de los padres de la ciencia ficción. De hecho, se lograron construirlas. Cito el caso  del submario que navegó en las páginas de «Veinte mil lenguas de viaje submarino». La segunda consideración es que muchos de los lectores que se acercan a las historias de ciencia ficción,  alteran su vida. Por ejemplo, muchos jóvenes  que leyeron las novelas de Julio Verne se motivaron a seguir una carrera de ingeniería. 

Ciencia Ficción

Por otro lado, tenga en cuenta que usted recibirá muchas cosas. Algunas de las obras de ciencia ficción le ayudarán a establecer normas de conducta ante eventos que, hipotéticamente, todavía no ocurren. Por ejemplo, «Solaris» de Stanislaw Lem, la novela se sitúa en  un planeta llamado Solaris, que tiene una estación de investigación humana y describe la conducta de los hombres ante un ambiente hostil y caótico.

Ciencia Ficción

En otras obras de ciencia ficción le proveerán de la posibilidad de vivir en   mundos alternativos  o  jugar con posibles finales a eventos históricos. Por ejemplo, «Un hombre en el Castillo» de Philip Dick donde se planeta la hipotética situación de que pasaría si,  en la Segunda Guerra Mundial, las Fuerzas del Eje (Italia, Alemania y Japón) hubieran derrotado a los aliados.

En otras obras de ciencia ficción hará que se cuestione ciertas normas sociales y realidades que acontecen en el planeta. Esto motivará su reflexión y comprenderá muchas cosas.

Ciencia Ficción
Así es que ya lo sabe... Cuando lee una obra de ciencia ficción le plantearán futuros alternos que le obligarán a cuestionarse lo que hace en su presente. Este género le hará soñar con nuevas tecnologías y cuestionará su uso. Le planteará nuevos desafíos. Le obligará a pensar en posibles cambios para mejorar nuestra futuro. 

¿Se atreve a abrir la primera página?



Artículo original:  Blog de Cristián Londoño Proaño